sábado, 29 de noviembre de 2014

Hasta siempre Chespirito


Anoche, mientras escuchaba la radio y navegaba por la red, me enteré de una triste noticia. 
Ayer falleció Roberto Gómez Bolaños, más conocido como “Chespirito”.
Se nos fue un grande de la comedia mexicana. 
Comediante, escritor, actor, productor...




Una persona que me ha hecho reír, llorar, tener el corazón en un puño, 
al cual he querido y admirado desde pequeñita. 
Una persona que me encandiló y he disfrutado,
como muchos de todos vosotros
estoy segura, con todos sus personajes. 

Y es que, ¿quién no conoce a “El chavo del 8”,
“El chapulín colorado” o
“El Doctor Chapatín”?





 


Con sus aventuras nos enseñó que, 
en palabras del propio chavo: 
"La venganza nunca es buena mata el alma y la envenena"
A no dejar de soñar. 
Que el dinero no compra la felicidad.
Sonreír es la mejor medicina para los males de la vida.
Se puede ser feliz aunque tengamos poco.
Se puede salir adelante sin depender de nadie.
Y en todos sus capítulos nos dejó mensajes positivos.







Para mi, fue parte importante de mi infancia. 
Crecí viviendo sus historias y hoy una parte de mi se va con él.
Gracias por tantos momentos compartidos y tantas risas que me arrancaste. 
Descansa en Paz, genio.
Este es mi pequeño homenaje a un gran comediante. 
Nunca te olvidaré.

  

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Lost Girl

Hola, chicos-as

Hace poco, si recordáis, os hablé sobre los Súcubos y navegando por la red, 
me he encontrado con una serie en la que la protagonista es precisamente una de ellos. 
No sé si alguno de vosotros la habrá visto o no, pero por el momento ya vi la primera temporada 
y he de deciros que me tiene totalmente enganchada. 
Hay un poco de todo, un bien y un mal en el que obligan a elegir a la protagonista 
y ésta decide ir por su cuenta, seres mágicos que engloban todo tipo de razas y criaturas: 
hombres lobo, kitsunes, valkirias, súcubos, videntes, tritones... 
que conviven entre los humanos tratando de no ser descubiertos y encubrir lo mejor posible 
 los crímenes y los movimientos de los de su raza... 
contenido erótico bisexual, aventuras e investigación criminal.


Lost Girl es una serie canadiense que sigue la vida de la seductora Bo (Anna Silk), una súcubo que se alimenta de energía sexual (llamada en algunas ocasiones "chi") de los humanos. Ha crecido en una familia de humanos, así que Bo no tiene ninguna razón para creer que es diferente, hasta que mata a su novio en su primer encuentro sexual. Ahora tiene que entender está sola y asustada. Descubre que es una de las llamadas Fae, criaturas de las leyendas y los mitos, que se hacen pasar por humanos alimentándose de ellos en secreto y de diversas formas. Aliviada y a la vez horrorizada por descubrir que no está sola y que no es la única con este tipo de don, Bo decide tomar un camino intermedio entre los humanos y los Fae, mientras se embarca en una misión personal para descubrir los secretos de su origen. Creyendo que su libertad podría ponerlos en peligro, estas criaturas la persiguen, con el fin de obligarla a unirse a ellos o bien matarla.
 Con ayuda de su amiga humana, Kenzi (Ksenia Solo) una joven ladrona, y de Dyson (Kristen Holden-Reid), un hombre lobo Fae que trabaja como detective de homicidios y trata de ayudarla en su misión, aunque el tiene sus propios problemas personales que resolver, Bo se plantea como un desafío ayudar todas las semanas a un Fae o a un humano que acudan a ella para resolver un misterio o para solucionar un malentendido.Según va avanzando la serie, Bo se encontrará en un triángulo amoroso con Dyson y a Lauren (Zoie Palmer), que trabaja para los Fae, una doctora que la ayuda a encontrar un modo científico de controlar sus impulsos naturales


domingo, 23 de noviembre de 2014

Nos hicieron creer

" Nos hicieron creer que el “gran amor” , sólo sucede una vez, 
generalmente antes de los 30 años.
No nos contaron que el amor no es accionado, ni llega en un momento determinado.
Las personas crecen a través de la gente. Si estamos en buena compañía, es más agradable. 
Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, 
y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad.
No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en las espaldas, 
la responsabilidad de completar lo que nos falta.
Nos hicieron creer en una fórmula llamada “dos en uno”: dos personas pensando igual, 
actuando igual, que era eso lo que funcionaba.
No nos contaron que eso tiene nombres: anulación.
Que sólo siendo individuos con personalidad propia, podremos tener una relación saludable. 
Nos hicieron creer que el casamiento es obligatorio y que los deseos fuera de término, deben ser reprimidos.
Nos hicieron creer que los lindos y flacos son más amados.
Nos hicieron creer que sólo hay una fórmula para ser feliz, la misma para todos, 
y los que escapan de ella están condenados a la marginalidad.
No nos contaron que estas fórmulas son equivocadas, frustran a las personas, son alienantes, 
y que podemos intentar otras alternativas.
¡Ah!, tampoco nos dijeron que nadie nos iba a decir todo esto… 
cada uno lo va a tener que descubrir solo.
Y ahí, cuando estés muy enamorado de ti, vas a poder ser muy feliz y te vas a enamorar de alguien.
Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor… 
aunque la violencia, se practica a plena luz del día… "

(John Lennon)

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Altibajos... me siento mal


Yo no sé si a alguno de vosotros-as os a pasado o no, pero yo estoy notando 
estos cambios de temperaturas desde hace varias semanas de una forma muy fuerte, 
emocionalmente hablando. 
Tanto que, afecta de forma considerable a mi estado de animo, 
modificándolo de forma brusca, 
cambiando de la risa al llanto y viceversa en un abrir y cerrar de ojos. 
Igual estoy eufórica que tirada por los suelos; cansada, que con una energía asombrosa.
Este fin de semana tuve un cumpleaños y fue... cómo decirlo... incómodo. 
Bueno... no lo pasé tan mal, pues tengo ese hábito de aparentar estar bien, 
además de que me llevo bien con todo el mundo, y cerveza tras cerveza...
la noche fue yendo a mejor e intenté actuar, 
no pensar y pasármelo bien. Y así fue. 
Solo por un rato conseguí pasarlo bien. Me reí muchísimo, 
tanto que me dolían las mandíbulas. 
Aunque al día siguiente estábamos todos hechos polvo. No recuerdo haber bebido tanto 
como para estar así, o será la edad que ya nos pasa factura. 
 Pero me costó dejarme llevar. Y eso que fue con mi grupo de amigo de toda la vida. 
No sé qué me pasa con ellos, pero me siento mal, fuera de lugar, 
y me rondan una barbaridad de pensamientos por la cabeza que no soy capaz de describir.
Siempre he dicho que me sentía vacía, sola, incomprendida y verme rodeada de ellos, 
como de cualquier otro grupo, me hace sentir extraña. 
Como que ese no es mi sitio, que estoy en un lugar que no me corresponde. 
Es algo tan raro. 
Una sensación... ¡¡No puedo describirla!!
Hace unos días tan solo quería estar tirada en la cama con ganas de morirme 
y no seguir luchando y hoy estoy sin parar de un lado para otro. 
No entiendo estos altibajos. 
A veces me he llegado a preguntar si es a causa del cambio de tiempo, 
el paso del verano al otoño o si es que tengo algo de bipolar... 
Incluso la ansiedad me apremia con bastante fuerza como hacía tiempo que no me ocurría 
y las ganas de llorar... uf, ese nudo que se te pone en la garganta que te aprieta 
y te ahoga hasta casi dejarte sin aliento... y de pronto notas como las lágrimas 
hacen acto de presencia por tu rostro... y te preguntas por qué... 
¿qué me pasa? ¿por qué estoy otra vez así? ¿cuándo acabará todo esto?
La depresión sin ser invitada se afinca nuevamente en ti y el mundo se te viene encima, 
no quieres salir, no quieres hablar, no quieres saber nada de nadie, todo el mundo te molesta, 
ni siquiera levantarte de la cama, total ¿para qué? no tienes nada que hacer, no eres nadie, 
tan solo un despojo humano que no sirve para nada, no tienes trabajo y ni quieres, 
te sientes inútil, sola, abandonada, todo te importa una mierda incluso tu misma, 
solo quieres que todo acabe, que todo ese dolor, ese sufrimiento, 
ese tormento se termine y puedas descansar.
Así es como me siento la mayor parte del tiempo y por más que intente hacer,
 no logro sentirme mejor. Procuro estar ocupada haciendo cosas, 
entretener mi mente con cualquier pasatiempo, actividad, salir a pasear, 
quedar con algún conocido, lo que sea, pero es que nada de lo que hago me complace, 
salvo esas pequeñas excepciones en las que consigo dejar de exigirme 
y logro sentarme un ratito a escribir en mis relatos, tan solo en esos breves y fugaces 
momentos todo fluye y consigo relajarme. 
Ahora son tan efímeros... me está costando tanto... estoy bloqueada y frustrada, 
no puedo dar rienda suelta a mi imaginación... 
y eso me atormenta más y me hunde más si cabe en el pozo.
A veces no puedo evitar preguntarme si todo esto merece la pena,
 tanta lucha, tanto esfuerzo, 
para con el tiempo, volver a recaer y reencontrarme en el punto de partida. 
Llega un momento en que las fuerzas se agotan y te sientes cansada para volver a enfrentarte a todo ello de nuevo. 
Se supone que ha de ser más fácil pero no lo es. 
Son tantas cosas...
Quizá solo sea una mala época y en un tiempo lo vea todo de otro color, no lo sé, 
de momento sigo mi camino sola. Son ya cuatro meses sin ir a la psicóloga y se nota, 
pero por circunstancias no puedo seguir yendo a terapia con ella. Sin embargo, 
la psiquiatra me quiere añadir más medicación y yo no estoy segura 
de querer tomar más cosas, 
ya que luego para dejar de tomar este tipo de medicamentos, suponen un gran problema 
por la adicción que crean. No sé qué hacer al respecto... 
¿Estar drogada o estar jodida? 
Tengo tiempo de pensarlo hasta mi próxima visita...


sábado, 15 de noviembre de 2014

Cumpleaños

Hoy tengo un cumpleaños y ¡¡malditas las ganas que tengo de ir!! 
Pero no me apetece que estén preguntando porque no voy, tanto mis amigos como mi madre,
y es que se me hacen muy pesados ya, termino antes yendo que estar
aguantando preguntas y más preguntas.
Aunque no se para que voy, me siento fuera de lugar la mayor parte del tiempo, estoy incómoda, inquieta, no entro casi en ninguna conversación y cuando lo hago es para soltar alguna chorrada que no viene a cuento, solamente para aparentar que hago
acto de presencia y fingir que nada pasa y estoy bien (como hago siempre, vamos).
En fin, otro trámite más a pasar.
Cada vez me gustan menos los cumpleaños, hace tiempo dejaron de tener sentido para mí.
Pero he de esforzarme por salir de casa y no volver a caer en esa rutina de quedarme encerrada en mi habitación los siete días de la semana.
Y llevo ese camino, ésta van cuatro seguidos y se está convirtiendo en una costumbre.
Tomaré aire antes de salir de casa y pondré la mejor de mis
sonrisas que tanto tiempo llevo puesta, ya más por costumbre que por ser real.
Cansada estoy de todo.
Se me hace cuesta arriba.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

50 Crisis: Mamá, quiero ser escritor. 3º parte: Lunnaris


Hola chicos-as.
Hoy no tenía ganas de escribir, tampoco sabría qué contaros.
En realidad llevo así varios días; no estoy pasando una buena etapa así que... 
Os dejo esta semana con una entrevista que me hace una reciente amiga que conocí 
 a través del blog El perro de papel. 
Espero que os guste y por supuesto que os deis una vuelta por su blog
Estoy segura de que os encantará.



domingo, 9 de noviembre de 2014

Súcubos e Íncubos

 Hace unos días os hablaba de la Parálisis del sueño y en él se mencionaba a unos seres o presencias que se detectan en este estado por las personas que padecen de este trastorno. Muchos dicen que ven o presienten que hay alguien o algo encima de ellos, como una presencia maligna que les oprime el pecho, dificultándoles así respirar con normalidad. Son unos demonios llamados Íncubos y Súcubos. Os adjunto la información que he encontrado acerca de ellos, pues es la primera vez que oigo hablar de estos seres mitológicos.

 Lunnaris


Muchos creen que los súcubos y los íncubos son como esos típicos demonios alados, con cuernecitos y cola. Nada más lejos de la realidad. Son demonios horribles, sí, pero su aspecto cuando se mueven por nuestro mundo no les delata en absoluto. 

     
Demonios súcubos:

Estos demonios poseen siempre el aspecto de una mujer de belleza extraordinaria, piel perfecta y cabello oscuro o rojizo. Posiblemente, el mismo aspecto de Lilith, Reina de la Oscuridad y la Noche, de quien se cree que descienden todos los demás súcubos.

Se esconden tras esta atractiva fachada para conseguir atraer y tentar a los mortales que se cruzan en su camino. Su única misión es atraer primero para atormentar después.

Sus movimientos son ágiles y precisos. Su forma de caminar es muy seductora y cuentan con una gran presencia y carisma. Ese tipo de carisma que fascina y casi deja hipnotizado a su interlocutor, aunque un espectador avispado podría saber que se trata de un demonio por ese destello en su mirada de oscuro y enfermizo deseo.

Hablan varios idiomas, por lo que no tienen problemas para entablar conversaciones y establecer nuevas relaciones sociales. Podrían considerarse la compañía ideal si no fuese porque, en ocasiones, se dejan llevar y sacan su lado más lascivo.

Los demonios súcubos no necesitan mostrarse agresivos y, además, rehúyen los conflictos. Prefieren usar su capacidad de persuasión y don de gentes para conseguir sus propósitos. Además, en caso de necesidad, no dudarán en adoptar el papel de víctima o de damisela en apuros. Incluso pueden enredar y poner a unos en contra de otros por simple diversión.

Una vez tienen elegido al mortal procuran alejarse con él de la multitud, y entonces usan su capacidad de sugestión, muy parecida a la de los vampiros, para hacerle creer prácticamente cualquier cosa que deseen. Cuando la víctima entra en ese estado hipnótico pasa a ser atacada por el súcubo, que consume la energía de la víctima mientras mantienen relaciones sexuales.

Estos demonios se nutren de la energía vital del mortal, energía que también les permite mantener ese aspecto joven y encantador.

 Tras el estado de inconsciencia, las víctimas pasan a un sueño profundo del que suelen despertar agotadas, deprimidas y con la sensación de haber vivido una horrible pesadilla, aunque si el súcubo se excede extrayendo energía es posible que no consigan despertar y acaben muriendo.

Algo que divierte mucho a estos demonios súcubos es atacar a hombres virtuosos o que han hecho voto de castidad. Les encanta atormentarlos al despertar del sueño con recuerdos de orgías y perversiones que los hacen sentir muy avergonzados.

Aunque no es habitual, en ciertas ocasiones los súcubos muestran su verdadero aspecto mientras mantienen relaciones con sus víctimas. Los ojos de serpiente, los colmillos, las alas de murciélago y la cola son un “extra” de martirio del que disfrutan cuando su víctima no les gusta especialmente.