martes, 20 de octubre de 2015

Noche de monólogo


Por fortuna, hay momentos en los que consigo, 
por un breve espacio de tiempo, desconectar y pasarlo bien. 
Como sucedió este fin de semana. 
No supe nada de mis amig@s, 
sin embargo quedé con mi hermano y mi cuñada y unos amigos de éstos, 
teníamos planificado la tarde-noche del sábado. 
Pues este mes y, de mano de Magma Comedy, 
se están llevando una serie de monólogos en la ciudad en distintos pubs 
y a un precio bastante asequible, para pasar un buen rato.
Y así fue, una gran noche. 
Después de una deliciosa cena en "La Biblioteca"
nos dirigimos a El Sótano Subway, 
lugar donde se llevaría a cabo el evento. 
En esta ocasión había una actuación a mano de un invitado especial, 
todo un maestro de la comedia y sabíamos de antemano 
que las risas y el desmadre iba a estar asegurado; 
lo que no imaginábamos era hasta qué punto pues, 
Ignatius Farray estuvo soberbio, espectacular, su actuación fue brutal. 
Y es que, cerca de las dos horas que estuvo con nosotros,
 nos hizo reír incluso llorar hasta decir, 
"¡¡basta, no puedo más, este tío esta loco!!"
Todo un crack de la comedia, os lo puedo asegurar. 
Si no lo habéis visto en directo, os lo recomiendo
y si tenéis la oportunidad de hacerlo no desaprovechéis la ocasión, 
es todo un show y pasaréis un gran rato. 
De verdad que me reí como hacía mucho mucho tiempo
(que ya ni recuerdo),
las lágrima caían por mi rostro
 y me dolía la mandíbula de tanto reír.
¡¡Bestial!! 
¡¡Muy grande!!
Y, sin duda, volvería a verlo en cualquier momento que tuviera la ocasión.
Merece la pena, por ratos así, en que gracias a cómicos tan grandes como Ignatius, 
desconectar y olvidarte de todos aquellos problemas
que tanto te atormentan y pasar una gran velada, ya sea sola o acompañada.
Yo tuve la fortuna de no estar sola,
sino con gente que de verdad me quiere.


video
 


2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Y a mí, cielo!! Sobre todo si hay un buen improvisador que sabe interactuar con el público y se deja llevar por el momento. El buen rollo que hubo hizo que fuera una noche auténtica. Reír hasta decir basta, no tiene precio. =D

      Eliminar